u-virtual

instagram

Twitter 512x512

 Youtube 2013 icon

facebook-hover

linkedin-hover

 

 

 

 

pomcas2  pomcas1

 

La Universidad de Medellín en unión con la Firma INCLAM, constituyeron el Consorcio Pomcas Oriente Antioqueño, en el año 2015 con el objeto de participar en la convocatoria de Cornare para la realización de cinco Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas del oriente Antioqueño, de las cuencas de los ríos Negro, Nare, Cocorná y directos al Magdalena, Samaná Norte y Samaná Sur.

Los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas se constituyen en la herramienta ambiental de mayor jerarquía que son adoptados en los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), para garantizar la conservación de los recursos naturales y la identificación de las principales amenazas y riesgos en el territorio, a través del marco legal que otorga el Decreto 1640 del año 2012 que reglamenta la ejecución y contenido de los mismos.

La guía para la Formulación de Los Planes de Ordenación y Manejo Cuencas Hidrográficas (POMCA) del año 2014, publicada por el Ministerio de Ambiente, define los POMCAS como "Instrumentos propicios para que tanto en su formulación como en su implementación se construyan escenarios que permitan el desarrollo de la gobernanza del agua, donde se reflejen los acuerdos y compromisos entre el poder público, la sociedad civil, las comunidades étnicas y los sectores económicos".

En el desarrollo de los POMCAS, se formulan cuatro fases, que lo contienen: Aprestamiento, Diagnóstico, Prospectiva y Zonificación, Formulación.

En el desarrollo de la ejecución del contrato por parte del Consorcio, se han formulado las cuatro fases y actualmente se encuentran en ajustes a los documentos definitivos con la socialización de las fases de "Prospectiva y zonificación" y la de "Formulación", para que las comunidades tengan un conocimiento integral de las cuencas y participen en la formulación de las estrategias y proyectos que beneficiaran la conservación, restauración y alertas que el territorio necesita para fomentar la conciencia colectiva frente al valor económico de la gestión del agua, identificar estrategias de autogestión y auto-financiación desde los territorios mismos para garantizar la implementación de los proyectos que mantengan la provisión de bienes y servicios ecosistémicos de la cuenca.