u-virtual

instagram

Twitter 512x512

 Youtube 2013 icon

facebook-hover

linkedin-hover

 

 

 

 

 

 

Ana Isabel Botero Salazar
Investigación Criminal UDEM


LA MEJOR FORMA DE PREVENIR VICTIMAS FUTURAS DE MINAS ANTIPERSONAL NO ES EL DESMINADO, ES LA EDUCACIÓN.


A lo largo del conflicto armado en Colombia, y de todos los medios de guerra utilizados, nos encontramos con uno en específico; un artefacto que no distingue: niño, niña, hombre, mujer, campesino, militar, no distingue raza, color o religión, tampoco distingue amigo o enemigo, aliado o adversario... es un artefacto conocido por el derecho internacional humanitario como: MAP (Mina Anti-Personal) o AEI (Artefacto Explosivo Improvisado) y en el argot colombiano como: mina quiebra patas; llamado así por los campesinos desde los primeros eventos presentados en el país, cuando algunas de sus reses pisaban las minas, y más parecía que salieran rayos de la tierra.

La mayoría de estos artefactos son artesanales, fabricados en TAP (Talleres de Armamento Popular), con elementos tan simples como: botellitas, latas de alimentos, tubos de PVC, guaduas, ganchos de ropa, entre otros, por lo tanto la fabricación de un AEI común, no sobrepasa los tres mil pesos colombianos.

En mayor proporción son plantados en la tierra, pero otros son camuflados en balones, juguetes, árboles frutales, enseres militares, objetos llamativos a la vista de cualquier ser humano. No bastándoles con esto también crearon una modalidad de mina indetectable, su mecanismo de activación es producido por una reacción química; además en su interior no contiene nada metálico, en vez de latas y clavos, como esquirlas utilizan bolas de cristal y piedras, por lo tanto su identificación con el detector de metales es imposible.
Este flagelo ha afectado nuestro territorio de la forma más mezquina; dejando 11.006 víctimas desde 1990 hasta el 2014. Afectando en mayor proporción a nuestros militares y campesinos, los dos mayores héroes de nuestro país, el militar que vela por que nuestro sueño sea tranquilo, y el campesino porque nuestros días sean sin hambre. Dejando hogares llenos de dolor, y un vacío en el corazón de cada uno de los colombianos. Con una fuerza desgarradora no solo nos arrebata la vida y la alegría de estos combatientes; también quiere robarnos el futuro de nuestro país, borrando con fuego la sonrisa de nuestros niños y niñas, arrancando de sus almas los sueños inocentes, de un infante que solo espera la luz de un nuevo día para jugar.

Las diferentes entidades estatales, han buscado formas para contrarrestar la problemática, entre estas el desminado humanitario y militar, métodos poco confiables, puesto que hay un gran número de agentes que intervienen en el "desminado total" del territorio Colombia, factores que se interponen en la ubicación e identificación de dichos artefactos, entre estos cabe mencionar que: no se tiene conocimiento dela existencia de mapas donde se encuentren georreferenciadas las MAP, además, la gran extensión territorial, la cantidad de años que se vienen sembrando indiscriminadamente, y factores ambientales como: los movimientos telúricos, las lluvias, y los diferentes tipos de minas (indetectables), hacen imposible su hallazgo y por lo tanto su neutralización; por más experiencia que tenga un perito tardaría miles de años en entregarnos un país limpio de esta peste.
A raíz de todo esto, en el alma mater de la Universidad de Medellín, en la facultad de derecho, surge un grupo de alumnos, dispuestos a poner su granito de arena para contribuir con la causa; trayendo propuestas innovadoras y una posible solución frente a la prevención de victimas de MAP y/o AEI.

militar, métodos poco confiables, puesto que hay un gran número de agentes que intervienen en el "desminado total" del territorio Colombia, factores que se interponen en la ubicación e identificación de dichos artefactos, entre estos cabe mencionar que: no se tiene conocimiento dela existencia de mapas donde se encuentren georreferenciadas las MAP, además, la gran extensión territorial, la cantidad de años que se vienen sembrando indiscriminadamente, y factores ambientales como: los movimientos telúricos, las lluvias, y los diferentes tipos de minas (indetectables), hacen imposible su hallazgo y por lo tanto su neutralización; por más experiencia que tenga un perito tardaría miles de años en entregarnos un país limpio de esta peste.
A raíz de todo esto, en el alma mater de la Universidad de Medellín, en la facultad de derecho, surge un grupo de alumnos, dispuestos a poner su granito de arena para contribuir con la causa; trayendo propuestas innovadoras y una posible solución frente a la prevención de victimas de MAP y/o AEI.
Se trata de un semillero de investigación denominado PICMA (Programa de Prevención e Investigación Contra Minas Antipersonal), que en compañía del grupo de Derecho Hecho Realidad, organizan actividades lúdico-educativas, para trasmitir a las comunidades más propensas a ser afectadas, un mensaje de prevención acerca de: como identificar las MAP y/o AEI, que hacer en caso de estar en presencia de uno y que no hacer, y que hacer en caso de ser víctimas; todo esto a través de obras de teatro, charlas, volantes, comerciales de televisión, canciones y actividades recreativas que concienticen la población.
"POR UNA DECISIÓN LA VIDA SE PUEDE SALVAR"

 

 

Facultad de Derecho